Make your own free website on Tripod.com
  Tú estás aquí (You are here): Portada(artículos) > Badani...
 


Artículos

Badani, ¿El último machista peruano?
Mientras ellas cocinan, él trabaja

 

El ex conductor del polémico programa de TV, "Las noches de Badani", viene cocinando lo que será el reencuentro con sus fans que tanto lo reclaman.

Ha pensado en volver a la televisión con su programa, que resultó tan polémico para algunos?

La producción la tenemos prácticamente armada. Estamos entrenando nuevamente personal, incluso hemos visto la posibilidad de contratar una modelo para dar clases directamente, no de sexo, sino de danza, directamente en pantalla. Son ciertas perspectivas. Aunque ningún canal ha concretado la cosa, vamos en la etapa del coqueteo, pero todavía no ha habido matrimonio.

¿Con qué canal está coqueteando?

Se dice el milagro pero no el santo.

Y mientras tanto ¿a qué se está dedicando?

Ordenando un poco mis libros, colaborando también. Incluso he visitado la hacienda del doctor Benavides… (Corto el dialogo porque nuestro reportero gráfico intentó cumplir con su trabajo.)

(Mirando la cámara fotográfica) Si esa cosa me está disparando yo me paralizo. En esta casa hay una norma que dice "una voz, una ley, di lo que piensas y cumple lo que dijiste". ¿Es tan vertical eso?

Por favor continúe.

Le decía que había visitado esta hacienda ecologíca. Lo que más me ha sorprendido es que ni siquiera usan detergente, lavan con cenizas, al estilo incaico, no permiten ningún contaminante que llegue al río, es alucinante. También trabajo haciendo programas de computación y brindando servicios a diferentes empresas.

Ahora que está pensando sacar de nuevo su programa, ¿nos podría decir qué experiencia le dejó su controvertido paso por la televisión peruana?

Yo creo que sólo fue controvertido para aquellas personas que tienden a estirar las narices y criticar a todo el mundo. La pregunta más tonta que me hacían los periodistas, antes de salir al aire, era "¿El público estará preparado para esto?". Yo les contestaba, "¿y a usted quién lo nombró Dios para decir quién esta preparado o quién no? Porque yo no voy a buscar si usted tiene un DNI que certifique que usted es mayor de edad y que puede hasta elegir el Presidente de su país, entonces usted puede elegir lo que quiere o no quiere ver. Yo no le pongo una pistola en la cabeza y le digo cambia".

¿No le parecía muy fuerte transmitir sexo oral en vivo en su programa?

Si a usted le parece demasiado fuerte, al público no le parece. Tal fue su aceptación que, cuando se transmitió cunilinguis (sexo oral hecho por un hombre a una mujer), cuando nos tocaba la felatio, ahí nos pusieron el ultimátum de que, si lo transmitíamos, nos bajaban el switcher. Recibimos llamadas furiosas de damas que reclamaban la enseñanza del felatio.

¿Cuál fue la respuesta del público?

Eso se puede medir a través del rating, que fue escalonado. No bajamos, han pasado más de dos años desde que se cortó el programa y todavía salgo a la calle y la gente me pregunta "¿cuando vuelve?". Por lo tanto, me amparo en el juicio del público que quería eso y más.

Entonces, ¿usted fue víctima de la censura?

Es obvio, ya es hora de dejarnos de tener kindergarten de adultos, o sea que venga alguien a querer hacerse pasar de papitos: "como todos ustedes son unos pobres taraditos, yo les voy a decir hasta dónde pueden ver, hasta dónde pueden pensar y hasta dónde pueden hacer en su cama". Ya no estamos en los tiempos de la inquisición, no estamos en los tiempos de una censura como la de Franco en España o en situaciones similares donde se diga "¡ay no!, todo esto es sucio cochino y pecaminoso".

¿Hasta dónde estaría dispuesto a mostrar en las pantallas?

Yo abrí el programa con una promesa bien concreta, que se público en los periódicos antes del lanzamiento de "Noches de Badani": "si una persona hace una pregunta, que esté preparada para la respuesta y le contestaré a todo lo que usted se avergüence de publicar". Entonces, la respuesta irá hasta donde usted se atreva a preguntar.

¿Usted tiene sexo con seis o dos de sus mujeres a la vez, tipo orgía?

Sobre mi vida privada no le voy a contestar.

¿Está a favor de la homosexualidad?

La respeto pero no la comparto, es más, no creo que sea natural.

Su programa era pornográfico…

Sí, pero didáctico. Para poder enseñar sobre el sexo hay que ser explícito.

¿Y obsceno?

No pues. Si yo me hubiera puesto a hablar de macramé en un programa de sexo, sí hubiera estado fuera de escena.

Y ahora hablemos sobre las poses o posiciones en que se practica el acto sexual…

Sólo piensan en eso ¿no?

(Y una de sus dos mujeres que estaban presentes dijo, "pero la gente quiere saber").

Bueno, sólo le pido que sea didáctico al respecto.

¿Sabe cuál es la mejor pose, por ejemplo, para usted con su morfología, con su cuerpo?

¿Cuál?

La que a usted más le guste y eso se aplica al cuerpo.

¿Cómo que se aplica al cuerpo?

Es así de sencillo, si bien hay ciertas circunstancias en las que hay que tomar precauciones, y para eso sirven las poses para las mujeres que están embarazadas o si el hombre tiene una vértebra lumbar desviada y tiene que ponerse un cojín por abajo.

¿Muchas poses, tiene la fama de ser espectaculares?

Sí, porque muchas veces uno se las encuentra en un libro, revista o a veces en una peliculita porno y uno dice "esa pose debe ser espectacular", pero claro, porque ha sido recontra posada en la foto o en una película. Parece muy excitante y uno se atreve a probarla para darse a veces un triste volantín que te tira cama abajo, sobre todo en las poses acrobáticas.

Hay una pose acróbata que es muy conocida, "el salto del tigre", y muchas veces se dice en son de broma. ¿De dónde o de qué pose proviene ese nombre?

La pose que usted me habla es una de las más famosas. Aunque le sorprenda, el salto del tigre es un clásico que proviene de Nerón. Lo que pasa es que, cuando iban a matar a los cristianos, a veces veían a alguna chica allí en el circo y antes de que se la comieran los leones, el hombre se ponía una piel de tigre, saltaba desde el palco, para luego brincar sobre ella y violarla. Entonces, el salto del tigre viene desde el imperio romano.

¿Cuál es la mejor pose para usted?

La que te produce más placer. Lo importante es que cada uno conozca la pose que le guste más a su pareja. Pero, por supuesto que en el intermedio pueden probar desde el salto del tigre –que no la recomiendo porque es una pose que no era pose, que era un salto de violación, con garras y todo– hasta lo que se te ocurra.

Entonces, describa básicamente las poses.

No, eso sería entrar en varios campos, dentro de los cuales hay, por decir algo, en uno de los campos, mujer echada boca arriba, hombre echado encima. Ya ahí usted tiene todas las variables que se le ocurran, la mujer puede estar plana, flexionar las piernas, doblarlas hasta el pecho, echarlas al hombro, el hombre puede estar en cuclillas, puede estar apoyado sobre ella. Entonces, allí se producen infinitas variables, depende de qué tan detallista pretende usted ser. Es decir, si la mujer tiene las piernas dobladas sobre el pecho o si estira una o estira dos.

¿Pero es la misma pose o no?

Ese es el problema. Si movió un dedito un poco a la derecha, ya no es la misma pose. Con este sistema, puede contar centenares. Básicamente, me atrevería a decir que hay unas 100 ó 120 poses y punto. Las demás ya son muy pequeñas variables que no se diferencian, pero sí afecta el ángulo.

¿Qué ángulo?

El de penetración, más que la pose en sí.

¿Usted qué posición prefiere?

Y a usted qué le importa.

¿No me puede decir?

Tendría que decirle seis, pues.

Pero dígamelas…

Bueno, hay diversas posiciones. Lo más cómodo es estar echaditos, comoditos, abrazaditos, para poderse quedar dormido y así abrazados.

Aún no me dice ¿cuales son las poses que usted prefiere?

En casa sabemos combinar variedad con amor, pero ése es un asunto muy personal.

¿Entonces no me va a decir cuáles poses prefiere?

Ya le dije que no, y punto.

Pero dígame, pues, ¿ustedes tienen relaciones en trío o más?

Tú viniste a preguntar sobre las poses. Mi vida íntima es nuestra. Pero, seguramente hacemos lo mismo que tú con tu enamorado o lo que hacen todas las parejas es así de simple, pero multiplicado por seis.

¿Los seis juntos?

Esa es la pregunta que no te he contestado.

¿Por qué tanto recato?

Es mi vida íntima.

¿Pero, acaso no debe predicar con el ejemplo?

Es mi vida privada, y punto.

badani.jpg (24260 bytes)

Bueno, ¿tanta preparación no le quita la estimulación?

No.

¿Pero para qué necesito prepararme en lo erótico, si es algo "tan natural"?

En el Kamasutra –o tratado del amor– hay una pregunta parecida a la que usted me hace y es ¿para que tenían que estudiar las artes del amor? Si las leyes del karma (del amor erótico) se dan incluso en los animales, ¿por qué el ser humano debería aprenderlas? La cópula en sí se da en todos los animales. Los animales tienen períodos de celo, mientras que la mujer está en condición todo el tiempo. Además, si somos humanos deberíamos encontrar el arte en hacer el amor, el arte en la cópula, así como en las demás actividades.

¿Qué nos diferencia de los animales?

Lo que a nosotros nos diferencia de los animales es el hecho de crear, de hacer arte. Cuando yo transformo el tener sexo, que para el hombre es masturbarse aunque sea dentro de una vagina y para la mujer masturbarse aunque sea con un pene, lo convierto en algo superior dando algo de mí. Entonces, ya estoy haciendo el amor y así me elevo como ser humano.

¿Por qué dices eso?

El hombre vive obsesionado con darle algo a la mujer y la mujer vive obsesionada consigo misma, según su propia definición. El hombre se obsesiona en amar –qué bueno– en cambio, la mujer se obsesiona en cómo puede sentir más placer.

¿Usted cree en la igualdad de la mujer y el hombre?

Eso me parece un gran error. Es más, lo considero como un rebuzno ecologíco espantoso. Todo el mundo dice "o somos ecológicos o nos extinguimos" y nos olvidamos de que en la naturaleza no hay cultura ni sexo, hay macho y hembra. Y si cada uno asume su papel, nos complementamos, porque nos necesitamos el uno al otro, eso nos une. No es cosa de hombres y mujeres pero, si somos iguales, entonces ¿para qué te necesito?

¿Cuáles son las diferencias, aparte de lo físico?

La naturaleza. El macho, típicamente, es protector, proveedor, quien guía la manada, la protege, te hablo de las especies superiores, los mamíferos. La hembra es la que tiene que parir, la que tiene que lactar y la que tiene que lograr que los cachorritos se pongan de pie para que después salga a cazar. El macho tiene que conseguir la madriguera, proteger a la hembra durante toda su preñez, parto y lactancia y proteger a los cachorros. Es una cuestión genética, nos guste o no, tenemos nuestro lado animal. Mientras seamos mamíferos y la mujer salga encinta, al hombre le toca proporcionar seguridad, protección y proveer y a la mujer le toca tácitamente formar a los niños.

¿Es usted machista?

No. Esa palabra es un invento de las feministas, es invento de ellas, es una caricatura. Es como que yo vaya donde Abimael Guzmán y le diga: "dígame usted, ¿qué es la derecha?". Me van a decir caricaturas, pues. Han inventado una caricatura y después la imitan, pero con faldas. Es la única diferencia, el verdadero machismo es proteger. Es que hoy día se confunde el cachorrismo con machismo. El cachorro es el que brinca, salta, ladra, le jala la oreja al otro hasta que viene el papá y le hace cariño, entonces el cachorrito ya se queda tranquilo. Eso es lo que nos falta. Ahora se le está criticando mucho a la mujer, que sale a la calles a trabajar. Ella puede ser reemplazada por cualquier hombre en su trabajo, pero como madre de sus hijos es irreemplazable. Y, hoy en día, por convertirse en "hombres de trabajo" han descuidado a sus hijos. Lo que nos falta son madres. ¿Qué vale más, la profesional que gana dinero o la mujer que sacrifica su propio espacio para criar a sus hijos?

Si no trabaja, ¿cómo va a mantener a sus hijos?

El marido trabaja.

¿Y si el marido la abandonó?

Ese es el viejo cuento. Si te vas a una comunidad de la sierra, te podrás dar cuenta de que así una madre se quede viuda, la comunidad la ayuda y esa mujer no se muere de hambre porque es una comunidad humana. Lo que hemos perdido es el ser humanos. ¿Dónde está el humanismo?

Pero le estoy hablando de la realidad acá en Lima.

Lima es una caricatura, como las grandes ciudades del mundo occidental y las cosas "made in USA" y cosas por el estilo. Aquí no vivimos de forma natural, sino en medio del asfalto y de una forma que da vergüenza. Tú me dices "si la señora se quedó sola va a tener que trabajar, porque es una necesidad". Pero si no tiene una necesidad, es una necedad.

Las relaciones de pareja últimamente duran poco, al igual que los matrimonios. ¿Por qué cree que sucede esta ruptura que crea un desequilibrio?

Para empezar, es discutible que hoy en día exista el concepto real de matrimonio, porque ya no se tiene el concepto de compromiso, de honor, de palabra. Desgraciadamente, hay que sumarle a esto que los Estados modernos nos consideran tan tarados que creen que no podemos comprometernos para toda la vida. No sé si sepas que no puedes firmar un contrato que no tenga una estipulación de disolución. El Estado cree que no tienes la capacidad para decidir para toda la vida, al menos parece que lo considera, porque no te lo permite. Y si yo digo que quiero comprometerme para toda la vida, el Estado me dice que me protege de mis errores. Es importante que se empiece a respetar el derecho familiar.

Y hablando de familia, ¿usted por qué no se casa con sus mujeres si aquí en el Perú existe la libertad de culto? Qué es en lo que usted se ampara para ser polígamo?

Lo que pasa es que no se me permite, yo he intentado hacerlo pero lo que se me dijo fue "¿usted quiere cambiar las leyes?". Y yo les dije, "no, lo que quiero es que se cumplan", porque, como tú dices, hay libertad de culto en la Constitución y ese culto es la práctica de mi religión, mi religión del amor.

El libro que Toledo ordenó destruir
Badani,¿El último machista peruano?
Hay Chino para rato, entrevista a Keiko,
Entrevista a Rubén Trujillo
Ya no está para cuentos,  Marìa Silva
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: