Make your own free website on Tripod.com
  Tú estás aquí (You are here): Portada(Colaboradores) > La Esquina del Marketing
 



VERDAD Y MENTIRA EN LA PUBLICIDAD

Antes de enfocar este tema, conviene recordar que el marketing no tiene solamente el objetivo de vender. También le corresponde la responsabilidad de ofrecer un producto o servicio de la mejor forma, para atender las necesidades del mercado. Ya pasaron los tiempos en que primero se lanzaba un producto y después venía la preocupación de posicionarlo, conforme se iba desarrollando la respuesta del consumidor. En el mundo competitivo actual, antes de colocar el producto en el punto de venta y junto con la idea inicial del mismo, la interrogante que hay que despejar es si realmente hay un grupo objetivo que espera una promesa para atender sus necesidades. Recordemos que cada semana, a nivel mundial, miles y miles de productos fracasan y desaparecen porque previamente no se investigó y analizó el mercado, y las posibilidades reales y potenciales que éste ofrece.

Los objetivos del marketing, entre otras palabras, han dado origen al concepto de impacto, un valioso aporte que ha dado la sicología a la publicidad. Este impacto supone que el mensaje debe contener una clara y directa llamada de atención que atraiga el interés. Pero hay una realidad muy importante con relación a este.

Los publicitarios conocen bien que ese impacto va perdiendo fuerza a través de la repetición del mensaje y que la verdadera significación de la propuesta comunicativa depende de la argumentación que contenga. Y es precisamente en ese argumento donde la verdad de la promesa debe ser prioritaria.

Muchas veces se habla de la publicidad y la mentira como conceptos afines y se pronuncia esa expresión peyorativamente. Lo real es que tan negativo como un mal producto, es una mala publicidad. La publicidad, dentro de su creatividad, debe tener como punto de partida la verdad de sus afirmaciones. Se ha sostenido con acierto que, si la verdad no existiera, sería imposible delimitar la mentira. La realidad es el objeto mismo del que se habla y la verdad es una relación entre el conocimiento y la realidad.

Es oportuno señalar, en lo referente al carácter verídico de la publicidad, que ésta depende, en gran parte, de la propia utilidad y calidad de los productos que invita a consumir. El otro componente, es responsabilidad del profesionalismo.

No puede negarse que, en algunas oportunidades, la publicidad cae en la tentación de utilizar falsos argumentos y que, con ellos, consigue un éxito inicial.

Ese éxito es efímero. El consumidor descubre, en breve plazo, la falsedad de las argumentaciones que le han sido proporcionadas a través de la prensa, radio, televisión u otros medios alternativos.

Quien utilice la publicidad engañosa, al mismo tiempo que puede conseguir la partida de nacimiento de una propuesta de comunicación persuasiva, ha expedido también el certificado de defunción de su promesa.

No solamente por valores éticos, simplemente por aspectos prácticos, no es conveniente la mentira en la publicidad.

 

 
El Quinto Pie del Gato
Calidad de Vida
Sexo y Salud 
La Memoria del Aire
Crónicas de Medianoche
La Esquina del Marketing 
Gente de Hollywood
Cineman
Alessandra y su Horóscopo
recuadro-sombrerito-abajo.jpg (5502 bytes)
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: