Tú estás aquí (You are here): Portada(Colaboradores) > Calidad de vida
 


POR:
VÍCTOR VICH RODRÍGUEZ


¡HABLANDO DEL CORAZÓN!

Es el corazón el órgano más referido a través de la historia de los tiempos, y no me refiero a él en el campo médico, sino también literario y artístico. Lo que quiero decir es que, tanto literatos como poetas, músicos y pintores lo entrelazaron en sus obras como una vital fuente de inspiración.

Filósofos enamorados a nivel de vereda, místicos... y hasta escritores simples como yo, tampoco han podido huir de su magia, de su magnético influjo. Es a mi entender el órgano más feraz.

De Saint Exupery en su extraordinario libro "El Principito" señala: "Lo esencial es invisible a los ojos, no se ve bien sino con el corazón". Me parece, pues, estupendo, por decir lo menos, ya que sirve hasta para "ver"

Es, pues, el corazón uno de los libros más fascinantes y complejos del interior del ser humano por sus polifacéticas características: duro, blando, romántico, guerrero, bondadoso, rebelde, escéptico, soñador, caritativo, entusiasta, traumático, leal, servicial, temeroso, valiente, amoroso... ¡Es simplemente espectacular!

Hoy más que nunca, los padres de familia, los políticos, los empresarios y en general todas las personas, tendrían que tener más corazón, ya que éste es sinónimo de ética, de principios, de valores... de amor. ¡Hay una apabullante escasez de corazón!

Cuando "hay corazón" éste no acepta la coima, la maledicencia, la envidia, el maltrato... la injusticia. ¡Qué distinta sería la vida de muchas personas individuales y familias, así como el desarrollo del país con sus distintas organizaciones, si se tuviera de veras ¡más corazón!

Considero que la necesidad de "cultivarlo mejor" es una necesidad imperiosa ¡Corazón, el Perú te necesita!... y al decir te necesita, deseo decir que se le necesita más, mucho más, porque también es cierto que aquí, en nuestro Perú, en muchos aspectos y sentidos, tenemos un corazón ejemplar.

Corazón tu figura es sensacional, cautivante, exótica, publicitaria... palpitante ¡Y pensar que te maltratamos tanto tantas veces! Teresa de Calcuta por ejemplo, era puro corazón y, sin duda, un ejemplo excepcional. Un gran modelo a seguir.

Sin embargo, los humanos comunes y corrientes, son en un porcentaje ya preocupante, débiles, mundanos, negativamente pasionales, exacerba-damente interesados, despóticos y discriminadores, deshonestos. En lo personal, y aunque me tilden de Quijote, pienso que son siempre corregibles, pues en mi experiencia docente se me ha demostrado mucho y en todos los niveles. el ser humano es bueno por creación, dios no hace basura. Somo nosotros los que con nuestra permeabilidad a las flaquezas, laceramos y vamos carcomiendo nuestro genético buen corazón.

¡Vale la pena invitarnos a tener, día a día, un mejor corazón!... y desde esta redacción te lo deseamos de corazón.

 
El Quinto Pie del Gato
boton-recuadro.gif (1019 bytes) Calidad de Vida
La Memoria del Aire
La Esquina del Marketing
Cineman
Cybernauta
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: