Make your own free website on Tripod.com
  Tú estás aquí (You are here): Portada > El Quinto Pie del Gato
 


POR:
JOSÉ ENRIQUE ESCARDÓ
quintopie@genteperu.com

"Quien quiere ser un creador ha de ser primero un destructor y quebrantar valores"


LOS CURITAS CACHAY, POR DIOS...

O sea que ahora la gente se escandaliza con el padrecito ese que encontraron en pleno chacachaca en su combi, en la costanera.

La historia ha registrado, en el Perú y en el resto del mundo, muchos casos de curitas «bragueta floja», así que por lo menos yo no me escandalizo. Pero el chisme me da la oportunidad de rescatar el tema del celibato.

Varias sectas (incluyendo a la católica) promueven la entrega total a Dios a través de la liberación de las cargas popias de una relación matrimonial. Esto, lógicamente, implica abandonar todo tipo de vida sexual. Se supone que esta decisión es voluntaria. Lo que yo cuestiono es la capacidad que puede tener el ser humano para tomar decisiones de tal magnitud para toda la vida. Yo no condeno el hecho de que las sectas quieran asegurarse con su personal a tiempo completo (curas, monjes, monjas, etc.), pero sí me parece hasta el culo que manden a la mierda a los que desean cambiar de opción en un momento determinado de su vida. Para los católicos, el estado ideal es el celibato, o sea, nada de canchis canchis. El matrimonio, según la biblia, y a pesar de que algunos digan lo contrario, es el «ya no te queda otra» del misio aguantado que no puede aguantarse «el pecado de la carne». O sea, si eres un católico casado recontra ejemplar y santazo, de repente entras al cielo. Y no me digan que no es así, el resto lo han inventado desde hace siglos para que no se les vayan los clientes.

Por ejemplo, los Hare Krishna son más bacanes en esto. Ellos permiten el hecho de que uno puede ser célibe una época de su vida y luego, si quiere, podía buscar esposa. Pero el truco está en que con la esposa no vale hacer chacachaca sino para tener hijos. O sea que si tenías ganas, agua fría nomás (o manuela a escondidas).

Bueno, pero «más que sea» podías dejar de ser célibe y que no te choteen del cielo.

Al curita ése del Llauca que chaparon en plena «montada» de una de sus feligresas (peligresa habrá sido...), se le escaparon las hormonas, normal pues. La culpa no la tiene él, sino la iglesia que no es más flexible con su personal. Si están aguantados es por culpa del voto eterno que hacen cuando tienen como 26 ó 28 años y no la han visto desde que salieron del cole (mínimo).

Y las monjas, igual pe’. A ellas les llama la atención el curita y, con tantas donaciones, alcanza de vez en cuando para un telo. El pecado no es de los arrechos, cualquier ser humano puede serlo, el pecado es de los que quieren cortarles la arrechura por el resto de sus vidas, condenándolos al infierno si es que se sueltan aunque sea una vez. Si la iglesia fuera más mosca, debería de dejar de pedir votos eternos y dar la oportunidad de que sus curas y monjas puedan formar familias normales, así como lo hacen algunos protestantes desde hace más de 5 siglos. ¿Acaso ellos han perdido clientela por eso? No, al contrario.

Mi idea es que si alguien puede ser célibe toda su vida, que lo sea. Pero que ninguna institución religiosa lo fuerce si no puede. Ya decía San Pablo en la biblia: «No obstante, digo a los célibes y a las viudas: Bien les está quedarse como yo. Pero si no pueden contenerse, que se casen; mejor es casarse que abrasarse» (I Cor. 7,8-9). Allá pues los curas giles que no supieron entender y se les ocurrió hace un huevo de siglos que la mejor manera de mantener gentita como cura para toda la vida era cortándoles el pipilín espiritualmente, o sea el celibato.

Si para los curas es yuca aguantarse, más aún ahora que las flacas pueden ir en mini a la iglesia (porque antes era más fácil para ellos no pensar en cochinaditas, claro, cuando las chicas iban bien tapaditas), entonces que se casen pe’. Así la iglesia no los jode y ellos no joden a la iglesia, como el curita de la combi. Total, por las puras no les pusieron pichulita a los curas también. Dios es tan sabio que si hubiera querido célibes, los hubiera mandado a circuncidar más arriba nomás o algo por el estilo.

Bueh...

¡Para incitar a muchos a apartarse del rebaño, para eso he venido! Que así sea.


El Quinto Pie del Gato
Calidad de Vida
La Memoria del Aire
La Esquina del Marketing
Crónicas de Medianoche
Sexo y Salud
Horóscopo
Mas Sobre el Autor.
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: