Make your own free website on Tripod.com
  Tú estás aquí (You are here): Portada(artículos) > Entrevista a Claudia Doig.
 


Artículos

ENTREVISTA A CLAUDIA DOIG

Claudia Doig, muchos años nos contó los pormenores de la noticia a través de América Televisión. Cuando ingresó a ese mundo, con la “excusa perfecta” para satisfacer sus inquietudes de estudiante de publicidad, jamás imaginó convertirse en la imagen característica del noticiero. Hoy ha dejado las pantallas de televisión, está "contractualmente desligada del medio", pero mantiene buenas relaciones y nos confiesa que es su "momento para vivir y evolucionar". Aunque ha recibido diferentes propuestas laborales, tampoco piensa "correr ni alocarse", enfatiza. De otro lado, la guapa comunicadora, aún cuando confiesa agradarle el ser conquistada, agradece el haberse divorciado; afirma ser muy cariñosa "cuando le nace" y revela a GENTE que le gustaría incursionar en la actuación, con un papel de villana... Mejor, no más adelantos, disfrútela usted en la siguiente entrevista.

Claudia, ¿por qué has dejado la televisión, si tu carrera siempre fue muy destacada?


En realidad no fue algo inesperado. Tras el cambio de horario, se habló de varios planes para otros proyectos, los mismos que de alguna manera no se han concretado.

¿Tú diste el primer paso para desligarte...?

Fue por mutuo acuerdo. Contractualmente estoy desligada del medio, pero mantengo estupendas relaciones, de mutuo respeto. Por mi lado, es de consideración, porque he aprendido mucho.


¿Qué harás de ahora en adelante y qué pasará con los televidentes?

(Sonríe) En realidad existen alternativas, esencialmente por el lado de entrevistas, hace mucho tiempo que lo tenía en mente...Los televidentes... son tan lindos, espero que me extrañen. ¿Sabes qué?, resultó muy bonito y gratificante para mí, recibir llamadas, cartas, diciéndome eso, desde que pasé a los avances informativos. Pero creo que es el momento para vivir, saber lo que es ir a un cine, por ejemplo, hace tanto que no lo hacía, puedes imaginarte que recién he visto la serie "Friends"...

¿Seguramente sabrás que su protagonista se casó con Bradt Pitt?

Puede creer que hasta ahora no sé quién es la protagonista, porque recién lo he visto (ríe). Pero ahora tengo tiempo también para reencontrarme con mis amigos... (Una llamada telefónica interrumpe la entrevista... "Gracias por las flores, me encantaron...te parece bien si hablamos luego, ahora estoy muy ocupada...yo también").


Te haces extrañar

(Con dulce mirada y algo ensimismada) Ah, si...Es bonito que la gente diga eso.

Pero imagino que ya se están presentando las propuestas...

Umm, sí pero no puedo decirte detalles (sonríe).

¿Nuevamente en la narración de noticias?

Vá más allá de la narración de noticias, pero no sé qué va a pasar; ahora tampoco pienso correr ni alocarme.

Pero, ¿te gustaría en televisión?

Sí, aunque existen propuestas de radio e internet, vinculados al periodismo y al marketing.

Muchos años en la narración de noticias. ¿Qué significado tiene este trabajo?

(Cierra por un instante los ojos) Fue y es la manera con la cual entré a la televisión, sin proponérmelo, cuando tenía 20 años y estudiaba publicidad en la Universidad de Lima, soñando con hacer el gran comercial y la gran campaña... Pero la vida me dio ese giro.

¿Cómo se presentó la oportunidad?

(Mirando hacia la ventana, recuerda) En el año 89, salió un aviso pidiendo locutoras para Canal 33. Decía algo así como, si eres linda... y qué se yo... entonces, y ni pensando eso ni nada, me dije: "ésta es mi oportunidad para entrar a conocer un canal de televisión". La excusa era: "voy a hacer la prueba", pero en realidad deseaba conocer un canal. Nunca antes había ingresado a uno. Era la excusa perfecta. Mi precio a pagar era hacer la prueba, mientras que yo me salía con la mía: ver cómo era un canal.


Pasada la prueba...

(Enciende un cigarrillo) Me llamaron en la noche y me dijeron que al día siguiente empezaba, fue superviolento. Mi familia se alegró y yo no imaginaba la responsabilidad, la dimensión. Lo tomé con normalidad.

No imaginabas tantos años por delante. Aún así, hay una gran diferencia entre la prueba y un noticiero en vivo...

Mi gran temor fue cuando me enteré que iba a leer noticias con Arturo Pomar, me puse un poco nerviosa. Temía no estar a la altura de él. Luego lo conversamos. Tengo un gran recuerdo de él, era de las personas que te dicen: no te preocupes, yo te voy a ayudar, tranquila.


¿Alguna anécdota en particular?

(Mirando hacia arriba). Me acuerdo de un ataque de risa, pero eso ya fue en América, me quería morir. Resulta que, segundos antes de salir al aire, hicieron una broma por el audífono. Me dio tal ataque de risa y, para variar, la noticia que debía leer era medio trágica y no aguantaba... Recuerdo que leía y la boca se me contorsionaba, y mi compañero de narración me miraba y se quería reír.¡No sabes lo horrible que fue!, eso de luchar por controlar el cuerpo para que no transmita las sensaciones... Después no hubo sanciones ni nada, felizmente.

¿Eres muy emotiva entonces?

(En una mano el cigarrillo y en la otra una taza con café). Muy emocional, aunque tampoco tanto como para reírme a cada rato; imagínate, no me habrían aguantado todo el tiempo.

¿Anteriormente habías pensado en lo te llevaría a dejar la narración de noticias o la televisión?

(Meneando la cabeza) Sí, si lo pensé, a título personal, la decisión respondería a un nivel de evolución, un "hasta acá nomás porque quiero hacer otra cosa". De alguna manera cuesta, porque te acostumbras. Pero nada es eterno para nadie. Por ejemplo, ahora puedo darme tiempo para otras cosas e incluso profundizar en otras materias, como el marketing, que me encanta.


¿Consideras que el marketing es necesario, incluso para una figura de televisión, como la tuya?

(Efusiva) Jamás moví un dedo al respecto, no es mi política personal. Me encanta "marketear" productos ajenos, pero jamás se me ocurrió "marketearme". Hay mucha gente que me pregunta ¿cómo has hecho? Yo les respondo que siempre he llevado una vida normal, como cualquier mujer que trabaja. No obstante, creo que todos manejamos un marketing personal, si quieres inconsciente, desde la forma cómo te relacionas, cómo vistes o asumes los retos y dificultades.

Interesante. Volviendo a tu trayectoria, ¿cómo ingresas a América?

En 1990 me llaman para trabajar en América. El primer programa que hice fue el noticiero Primera Plana y "1990 en América" con Jaime Bayly.

¿Cómo era la relación con Jaime Bayly, había química?

La verdad es que en esa época mi mente estaba en otra porque coincidió con mi matrimonio. Pero siempre hubo una buena relación.El es muy inteligente, nunca sentí una antiquímica. Me gustaba cómo hacía el programa, esa variación que toma, ese humor ácido y a veces, escondido. Creo que tiene un inmenso futuro como escritor, sospecho que su vertiente será de gran desarrollo.


¿Y tú escribes, Claudia?

Sí. Pero no descarto escribir alguna vez. Escribo en la revista Cosas hace cuatro años. Y cuando me provoca escribo para mí, no para publicar.

¿Cómo nace esa inspiración?

(Moviendo las manos). Es una ola que entra y tienes que sacarla, una cosa muy, muy intensa. Me gusta la narrativa. Lo que escribo para mí son, sencillamente, cosas que, al revisar, suelo encontrar un estilo repetitivo, una forma de plantear.

¿Cuáles son esos temas que producen esa ola?

Diferentes temas. Si me fastidió algo, si conocí a alguien interesante, no sé, cosas que nacen.

Hablando de esas cosas que nacen y que, muchas veces, uno ni se da cuenta. Hace mucho tiempo que estás divorciada, ¿cómo marcha tu vida sentimental?

(Con una mirada muy pícara). Muy bien, muy bien...

Eso significa... ¿con pareja, con una relación estable?

(Con una amplia sonrisa). En vías de...

¿De consolidar una relación?

(Moridiéndose los labios). ¿Consolidar una relación de pareja para después casarnos? No. Creo que los últimos años de mi vida sentimental han sido muy variados y muy ricos.

¿Variados?

(Insinuante) Variada, la vida sentimental es también afectiva con las personas que vas conociendo, los amigos, parejas, por allí algún romance que fue y no fue. Pero mi vida sentimental se ha ido enriqueciendo, con sus risas, con sus lágrimas, con serenidad y sus dosis de emoción.

¿Cómo se gana tu cariño?

(Alzando el ceño). No necesariamente... (sonríe). Lo que pasa es que uno va cambiando. Cada persona que se ha acercado y ha logrado sacar de mí algo más que una mera relación superficial de "hola, ¿cómo estás?", ha ido obteniendo mi cariño, la he ido queriendo, y, repito, sigo hablando de amigos.

¿Cuándo merecen ser queridos?

(Otro suspiro). Es algo que intuyes. Una relación de pareja empieza con un proceso. Es importante que la persona que me acompañe por determinado lapso también sea mi amigo.

¿El divorcio ayudó a aprender?

(Expresiva). Tengo muchas cosas que agradecerle a mi matrimonio, porque si no me hubiera casado no me habría divorciado.

¿Entonces eres una feliz divorciada?

Puede que sea mi caso. Definitivamente fue un terremoto en mi vida, el tomar la decisión costó mucho, tenía 26 años, cuatro años después de casarme.

¿Fueron problemas sentimentales los que llevaron a una ruptura definitiva?


(Muy seria). No, ni por infidelidad. Yo lo generalizaría como incompatibilidad de caracteres y no me gustaría entrar en detalles, sobre todo porque la persona no está presente. Y sí, puedo firmar que nos casamos enamorados.

¿Dejó de existir amor?

(Reflexiva). No. También nos divorciamos queriéndonos, había afecto por ambas partes. Pero fue necesario tomar esa decisión, nos costó, fue un proceso. En algún momento deseé que hubiese algún motivo para aferrarme a eso.

¿Imagino que la amistad ha prevalecido en estos años?

Tampoco diría amistad. Tengo bien claro una cosa: me esforcé, lo intenté, lo intentamos hasta el final, y al tomar aunque quedes con tristeza, terminas con la serenidad de dar el paso correcto. Mi familia no me entendió, querían una decisión rápida. Creo que no me quedé con ninguna espinita adentro. (Otra llamada telefónica interrumpe la entrevista. Con voz dulce: "sí... está bien... lo que sucede es que me encuentro en medio de una entrevista... Está bien... Chau").

¿Nuevamente el galán enamorado?

(Sonríe) Puede ser, puede ser...

¿Cuándo volvió a latir ese corazón por otra persona?

(Haciendo un gesto). Ah... mucho tiempo, dos años quizá para que volviera a latir con más fuerza. Tuve parejas, sí, pero no tienen por qué conocerse.

¿Por qué ocultarlas?

No es que esconda a alguien. Si no tengo la certeza de que esa persona es la definitiva, tampoco creo que voy a estar presentándola a todo el mundo.

¿Tu hijo conoce tu pareja actual?

No tengo pareja actual...

¿Cómo?, pero si...

Está en veremos.(Ríe un buen rato)...

Digamos que sales con alguien...

(Guiñando). Sí estoy saliendo con alguien, pero lo demás está en veremos.

¿Qué hace él para conquistarte y cruzar esa barrera del "veremos"?

Va más allá de cosas materiales. Para conquistarme tiene que ser una persona íntegra en el sentido cabal, tiene que aprender a ser amigo, tiene que ser divertido, leal y noble, no sólo en actos, sino también en esencia y creer en algo.

¿Y tú Claudia, tienes alguna técnica de conquista?

No sé. Cuando me siento cómoda con una persona soy muy abierta. Es algo que va por el lado de las sensaciones, antes que por lo racional. Digo lo que pienso, me divierto mucho, río mucho. Ni me doy cuenta. Nunca hago nada.

Ajá, ¿y siempre te conquistan?

(Sonríe). No siempre. A veces puede parecer que sí pero por dentro voy sacando mi conclusión. A propósito, me dices que ahora tendrás más tiempo para vivir, para los amigos... ¿y también será el momento para el amor, no crees? (Ahora sí, que ríe con mucho gusto)... Para enfocarlo desde otro punto de vista, darle un lugar importante... Quizá, darle mayor tiempo a la búsqueda de la persona que me gustaría tener a mi lado... (suspira). Aunque esa oportunidad va a depender de mi estado de ánimo y del que estemos preparados para el encuentro de nuestras vidas.

¿Te consideras una mujer difícil?

Creo, creo... Es que los términos son ambiguos y depende también de la persona. Recuerdo que una pareja en una oportunidad me dijo "¿por qué no eres más cariñosa?". Yo soy tremendamente cariñosa, pero cuando me nace hacerlo. Le dije: "no me nace pues, no es mi culpa, ¿qué cosa quieres que haga?". Si encuentro a una persona que puede sacarme esas cosas, perfecto, me entrego y me doy. Pero si me decepciona, me cierro por completo.

Guau. Pero, si bien es cierto que una amistad puede confundirse con algo más, en el caso laboral ¿nunca hubo alguna intención o propuesta indecente a cambio de un puesto de trabajo?

(Con una expresión de furia). Gracias a Dios no. Nadie se ha atrevido a hacer una cosa así, porque lo estampo contra la pared.

Tranquila... A propósito, ¿qué otras cosas te gustaría hacer?

No tengo mucho tiempo para hacer muchas cosas. A lo mejor, alguna vez, me gustaría incursionar en la actuación. Me encanta el arte en general.

Se puede repetir la historia...

Tendría que aparecer un aviso: ¿te gustaría actuar? (riendo). Pero tal vez, nadie sabe qué va a pasar.

¿Un papel de villana, de inocente enamorada?

Un papel de mala o de burlona, creo ah, así medio oculta y sutil...

Seguramente mañana mismo saldrá un aviso con esa solicitud. Te estarán esperando Claudia...

De repente, de repente...


La verdadera historia y otros temas de actualidad en GENTE.
Congresista Manuel Masías (SP): "Ahora lo prudente es dialogar con el gobierno".
Magaly Medina: "Yo no soy una cortina de humo ni una marioneta gobiernista".
Entrevista a Claudia Doig.
Los presidentes clandestinos: Cordero y Velarde y Alejandro Toledo.
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: