Make your own free website on Tripod.com
  Tú estas aquí (You are here): Portada(Colaboradores) > La Memoria del Aire
 


POR:
WINSTON ORRILLO


"SOL ARMONÍA": LA CULTURA CUESTA UN MILLÓN DE DÓLARES


En esta misma columna, hace no mucho tiempo, dimos cuenta de un inaceptable caso de censura contra el poeta Eduardo Rada, a quien se le privó de su popularísimo espacio, Poesía en el aire, por el delito de haber hecho mención a aspectos vinculados con esa férvida realidad, esa abominable realidad que es, precisamente, la que hoy amenaza de muerte la existencia misma de la radio donde habían ocurrido estos hechos: Sol Armonía.

Rada (quien ahora, con su censurado programa, está cobijado en la inteligente y sensible frecuencia de Radio Miraflores) había irradiado apenas una partecita del discurso de Vargas Llosa, en la presentación de su renombrada novela, La fiesta del Chivo. Lo paradójico es que los hechos (la presentación) se habían cumplido en el campus de la Universidad de Lima, auspiciadora del programa de Rada y de otros programas que daban ingresos a la famélica economía de la susodicha emisora. Ah, y también Rada anunció un recital en el que estarían presentes Chantal (¡vade retro!) Toledo y Alvaro (¡más vade retro!) Vargas Llosa.

Los dioses de la poesía tomaron venganza. No es la primera vez que sucede. Y la emisora que censuró (bueno, mejor dicho, no la emisora, sino la dirección de la emisora) hoy se encuentra ad portas de quedarse... en el aire. Porque los dueños (parte de esa realidad que la dirección de la emisora se negaba a considerar, porque ella adujo que la cultura debía ser un apócrifo e hipócrita remanso, al margen de la realidad ) decidieron vender. Y, claro, le dan la primera opción a la Asociación Filarmonía, que sólo alquilaba la frecuencia.   

Pero la compra que debe hacerse en un plazo perentorio que vence, si no me equivoco, el 9 de agosto, implica que la Asociación debe tener la friolera de UN MILLÓN DE DÓLARES, precisamente en momentos en que la economía peruana hace agua, sin duda por culpa de aquellos a quienes, seguramente, se quiso proteger al vetar a la familia Vargas Llosa y a Toledo, por extensión.   

Ahora nosotros le decimos, ¿por qué no se recurre a aquellos a quienes se quiso servir al ejercer la inaceptable censura? Sencillamente porque a esos especímenes no interesa ni un pepino la cultura ni ninguna de las expresiones de la creatividad. Para muestra de lo cual bastaría con echar una mirada a la política cultural que no llega ni siquiera a la categoría de desastroza, porque ello implicaría que hay política cultural, y, sencillamente, no es cierto, porque no la hay.
Sol Armonía ha lanzado una suerte de accionariado difundido, a razón de mil soles la acción, que puede ser abonada en soles o dolorosos dólares, en sendas cuentas en el Banco de Crédito. No las ponemos porque usted las puede escuchar en demasía si se aúpa a los queridos 88.9 de la FM.

Sol Armonía es una estación absolutamente necesaria, al margen de errores que, por cierto, sabemos es muy difícil que acepten quienes los cometen. La incongruencia de esas acciones son las que conducen a que, en estos momentos, verbi gratia, se haya perdido el apoyo de los poetas que, masivamente, hubieran constituido un contingente difícil de disuadir en sus acciones, todas ellas tendentes, como siempre ha sido a lo largo de la historia, hacia lo más noble y desinteresado de lo humano.

Los ejemplos sobran. Y en esta batalla, que esperamos, por cierto, gane Filarmonía contra los mercaderes del templo, contra los adalides del capitalismo salvaje y anticultural, será necesario una buena lavada de cabeza para evitar errores que han dividido un frente que, en definitiva, lo único que quería era lo mismo: servir al hombre, amar la cultura, el arte y la belleza, pero sin olvidar que estos no pueden estar divorciados de la justicia, la dignidad y la democracia, única opción válida, al menos por ahora, en este comienzo de milenio.

El Quinto Pie del Gato
La Memoria del Aire
Crónicas de Medianoche
Calidad de Vida
Sexo y Salud
Cineman
GENTE de Hollywood
Horóscopo
Mas Sobre el Autor.
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: