Tú estás aquí (You are here): Portada(Colaboradores) > Sexo y Salud
 


POR:
DR. AUGUSTO W.
CHANG-SILVA

"La vejez empieza cuando los recuerdos pesan más que las esperanzas"

HORMONAS SEXUALES EN LA MENOPAUSIA


Pregunta.– ¿Qué hay de cierto en lo que se dice acerca del uso de hormonas de reemplazo en la menopausia, algunos dicen que no se deben usar porque aumenta las posibilidades de tener cáncer al útero y/o al seno; por otro lado se dice que protegen contra la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares, el infarto cardíaco, mejoran las facultades mentales así como una mejor vida sexual reflejada en mejoramiento del deseo sexual, líbido y orgasmo?

Respuesta.– Cuando la mujer, en la menopausia, necesita usar hormonas de reemplazo tiene muchas dudas acerca de los posible efectos colaterales dañinos. No todas las mujeres necesitan hormonas sexuales de reemplazo. Pero según últimos estudios sí sería beneficioso para su salud y calidad de vida el tomar cierto tipo de hormonas de reemplazo, según sea su situación, su caso, sus problemas. Existen numerosos estudios al respecto cuyos resultados son contradictorios, lo que agrega más confusión al tema. La prestigiosa revista médica Contemporary OB/GYN ha publicado un suplemento especial "Menopause Management. The Promise of HRT (Terapia de Reemplazo Hormonal)" en Junio del 2000 ("de este año") ("Manejo de la Menopausia. La promesa de la Terapia de Reemplazo Hormonal"); en el que se publica la opinión de varios expertos sobre el tema.

Hormonas y Cáncer

Existe preocupación acerca de si el uso de hormonas de reemplazo en la mujer menopáusica podría aumentar los riesgos de cáncer al seno (mama). En muchos, pero no todos, los estudios al respecto, el uso prolongado de hormonas de reemplazo ha sido asociado a un mayor riesgo relativo de cáncer al seno. La magnitud del riesgo absoluto, aunque pequeño, hace que muchas mujeres tengan temor al uso de hormonas aunque las necesiten. Actualmente se encuentra en proceso un estudio muy grande que nos ayudará a dilucidar este problema. Se trata del Women's Health Initiative (HWI) HRT Clinical Trial.

BENEFICIOS VS. RIESGOS

La mayoría de médicos e investigadores piensan que los beneficios del uso de hormonas de reemplazo son mucho mayores que los posibles riesgos o efectos dañinos que podrían tener.

Lo que determinará finalmente si es beneficioso el uso de hormonas de reemplazo (hormonas sexuales, estrógenos, progesterona, testosterona) será el hecho de si las hormonas reducen o no la morbilidad y la mortalidad por causas cardiovasculares. La razón es que la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en las mujeres mayores de 50 años de edad.

El uso de hormonas sexuales de reemplazo en la mujer menopáusica definitivamente previene y/o detiene la osteoporosis evitando la fractura de cadera, enfermedad en la que se gastan millones de dólares en su tratamiento y rehabilitación, parece ser que es beneficiosa para prevenir la enfermedad de Alzheimer, el cáncer colorectal, la pérdida de dientes y mejora la calidad de la piel, así como los "bochornos y sudores nocturnos". Los bochornos muy rara vez son aliviados por un medicamento que no sea la hormona sexual.
Dolor con las relaciones sexuales

En la menopausia muchas mujeres presentan dolor con las relaciones sexuales (dispareunia), por la seguedad de la mucosa vaginal como consecuencia de la falta de hormona sexual (estrógeno), estas pacientes dejan de tener dolor con el acto sexual "como por arte de magia" al recibir hormonas sexuales de reemplazo, pues esto hace que la mucosa vaginal se vuelva turgente y elástica con lo que desaparece el dolor con el coito.

En las mujeres que tienen útero debe administrárseles estrógeno con progesterona para evitar la posibilidad de cáncer al útero. Si no tienen útero se les puede dar estrógenos solos.
Líbido y orgasmo

La sexualidad es un aspecto importante de la calidad de vida. Las hormonas sexuales tipo estrógeno y progesterona mejoran el estado mental, el deseo sexual y la respuesta sexual de la mujer en la menopausia. Pero existe un grupo de mujeres en las que las hormonas de reemplazo de este tipo no mejoran su líbido ni su respuesta orgásmica, en estos casos la hormona sexual masculina: testosterona, puede mejorar su respuesta sexual, líbido y orgasmo. Algunos médicos tienen temor a recetar este tipo de hormonas por la posibilidad de provocar masculinización en la mujer voz gruesa y vellos; pero esto está en relación al tipo de hormona masculina que se utiliza, la dosis y el tiempo de uso. También se puede utilizar cremas de testosterona a nivel del clítoris.

DHEA-DEHIDROEPIANDROSTERONA

El tratamiento depende de cada caso en particular. Si el mioma es pequeño y no da síntomas, y el problema no es infertilidad; se le puede dejar pero siempre haciendo exámenes ginecológicos periódicos, como por ejemplo cada tres meses para asegurarse que no está creciendo; si crece o da síntomas como por ejemplo hemorragias a repetición que lleven a la paciente a la anemia, hay que operar.

MIOMECTOMÍA Y FERTILIDAD

Últimamente se hizo mucha "propaganda" acerca del uso de este tipo de hormona masculina (DHEA) como "fuente de la juventud". Hubo una conferencia sobre la "DISFUNCIÓN SEXUAL FEMENINA" en octubre de 1999 en Boston, EE.UU. Se presentó un trabajo en el que se encontró que las mujeres a las que se les dio esta hormona tuvieron un aumento significativo de su líbido. Pero hace falta mayores estudios al respecto. Un aspecto adverso podría ser la alteración de las lipoproteínas.

Como dije anteriormente, existen muchos trabajos de investigación al respecto y el médico especialista tiene que mantenerse al día con los conocimientos de todos los medicamentos actuales para poder ofrecer a su paciente el mejor y más adecuado tratamiento para cada mujer en particular, de acuerdo a su individualidad.

El Quinto Pie del Gato
La Memoria del Aire
Crónicas de Medianoche
Calidad de Vida
Sexo y Salud
La Esquina del Marketing
Cineman
GENTE de Hollywood
Horóscopo
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: