Tú estás aquí (You are here): Portada(artículos) > Friedrich Nietzsche: A 100...
 


Artículos

FRIEDRICH NIETZSCHE: A 100 AÑOS DE SU MUERTE. ENTREVISTA CON EL PROFETA DEL SUPERHOMBRE.

BIOGRAFÍA RESUMIDA DE FRIEDRICH WILHELM NIETZSCHE

1844 15 de Octubre. Nace en Löcken.

1849 Muerte de su padre (pastor protestante).

1850–1864: Estudios secundarios en la escuela de Pforta, donde recibe una sólida formación humanistíca. Influencia decisiva de su profesor Steninhart, el gran traductor de Platón.

1864: Ingresa a la Universidad de Bonn para estudiar filología clásica. Se interesó también por la teología y filosofía.

1865: Estudios de Filología clásica con Ritschl, en Leipzig. Publica sus primeros trabajos filologícos: “La Rivalidad de Homero y Hesíodo” , “Los catálogos antiguos de las obras de Aristóteles”, etc.

1868: Conoce al músico Richard Wagner.

1869: Es nombrado catedrático extraordinario de la universidad de Basilea. Se identificó mucho con la filosofía de Schopenhauer y la música de Wagner.

1870–1871: Participa en la guerrra franco–prusiana como enfermero voluntario en el cuerpo de Sanidad. Adquirió por contagio una enfermedad de la que nunca pudo curarse.

1871: Publica “El Nacimiento de la Tregedia en el Espíritu de la Música”, que recibe fuertes críticas de los filólogos académicos.

1876: Escribe “Consideraciones Intempestivas”. A partir de este año se operan en él cambios profundos, se separó de Schopenhauer y Wagner y “comenzó a enterrar su confianza en la moral”, dedicándose al estudio de las ciencias naturales, a los pensadores franceses y a los filósofos ingleses contemporáneos.

1878: Ruptura definitiva con Wagner. Escribe “Humano, demasiado Humano”, primera parte.

1879: El Viajero y su Sombra (segunda parte de “Humano, demasiado Humano”). Abandona su cátedra de Basilea y toda labor docente. Su salud empeora de manera alarmante. A partir de este momento se retira a lugares apartados donde, en la soledad, se fraguarán sus más grandes obras.

1880: Principio de su estancia en Italia.

1881: Estancia en Sils–Maria. Escribe “Aurora”.

1882: Conoce a Lou A. Salomé, quien rechazará por dos veces su propuesta de matrimonio.

1884: Escribe “Así habló Zarathustra”.

1886: Escribe “Más allá del bien y del mal”.

1887: Escribe “La Genealogía de la Moral”. Comienza a leer a Dostoievsky.

1888: Escribe “El caso Wagner”, “Nietzsche contra Wagner”, “Diritambos Dionisiacos” (poemas), “El Crepúsculo de los Ídolos”, “El Anticristo” y “Ecce Homo” (autobiografía).

1889: Es internado en la clínica de Basilea con el diagnóstico de “resblandecimiento cerebral”. Los médicos consideraron que era una locura incurable.

1900: 25 de agosto. Fallece en Weimar, al mediodía.


A 100 AÑOS DE SU MUERTE.
ENTREVISTA AL PROFETA DEL SUPERHOMBRE

Así como Juan el Bautista pregonaba que después de él vendría alguien a quien no sería digno siquiera de desatar su sandalia, Friedrich Nietzsche escribió sobre una clase de ser humano que aún no había llegado, pero que, según él, llegaría cuando él ya no estuviera para verlo. ¿Se cumplió la profecía? ¿Ya está entre nosotros el Superhombre?

1890. En una tarde del frío invierno fui a visitar al paciente Friedrich Nietzsche a la clínica psiquiátrica de Basilea. Era difícil lograr una cita con él, me tomó como dos meses y varios contactos para que me dejaran llegar hasta su cuarto. "Es un paciente difícil, sufre de resblandecimiento cerebral", me decía el director de la clínica cada vez que lo llamaba. Pero tenía que lograr la entrevista. Y allí estaba. La había logrado. Los pasillos de la clínica eran largos y reconocí varios olores –algunos desagradables–, pero casi instintivamente supe que al final del pasillo central encontraría el cuarto de Nietzsche.

Y no fallé. Lo vi de espaldas, sentado en una silla, mirando por la ventana, con su característico bigote de morsa y esos ojos que son la ventana del alma y que revelan que detrás de ellos no hay un mundo, sino un universo entero que, con seguridad, ni siquiera él mismo ha descubierto todo.

Señor Nietzsche...

Déjelo sobre la mesa y retírese.

No, tiene una visita...

A mí nadie me ha visitado en un año. ¿Quién es, qué desea y cuánto tiempo quiere quedarse?

(Interrumpí a la enfermera que me estaba presentando). Soy José Enrique Escardó, Director Ejecutivo de la Revista GENTE de Perú. Deseo entrevistarlo en exclusiva y me quedaré todo el tiempo que sea necesario hasta que hable Zarathustra y desee que me vaya.

Yo no soy Zarathustra. Zarathustra se vende en librerías. Hay más de cien páginas con respuestas a todas las preguntas que usted o cualquier otro pueda hacerle. Zarathustra sabe más que usted y que nadie de la vida –menos que yo, por supuesto–. Puede retirarse.

Señor Nietzsche, yo no vengo a hablar con un filósofo, sino con el profeta del Superhombre y con un ser humano que no será comprendido en mucho tiempo. Además, he venido desde el año 2000 y un viaje en el tiempo no es fácil para nadie. Si usted desea que me vaya, lamento que no podré hacerle caso. Además, usted está tan o menos loco que yo y podrá contestar todas mis preguntas con suma facilidad.

Usted sí que me conoce bien. Más que mis contemporáneos. Además, veo que no hay rastros de mentalidad alemana en sus afirmaciones. Usted sabrá lo detestables que son los alemanes para mí.

Casi tanto como los cristianos y los filósofos. Por eso no lo considero a usted un filósofo, me parece que es irónico que algunos lo consideren como tal.

No es irónico. (Enfermera, retírese. Yo le aviso cuándo puede acompañar al señor Escardó a la puerta de salida. Tengo mucho que hablar con él). No es irónico, le decía. Es estúpido. Yo nunca podría ser un filósofo. ¿Hay alguien tan estúpido que haya leído un párrafo de mis libros y que pueda pensar que yo soy un filósofo?

Ahora tal vez no, pero en mi tiempo sí los hay, miles.

Y yo que creí que en el futuro me iban a entender.

En mi tiempo no muchos lo entienden.

Es preciso ser honrado hasta la dureza en las cosas del espíritu simplemente para soportar mi seriedad, mi pasión. Es preciso estar entrenado en vivir en las montañas, en ver por debajo de uno mismo la mezquina charlatanería actual de la política y el egoísmo de los pueblos. Es preciso haberse vuelto indiferente, es preciso no preguntar nunca si la verdad es útil, si se convierte en destino para uno...

Todo el mundo lo lee, en colegios, en universidades, en decenas de idiomas, pero pocos lo entienden y menos aún lo siguen de la forma en que se sigue a alguien que no quiere ser seguido, como usted...

Mis lectores sólo me entenderían si tuvieran oídos nuevos para una nueva música. Ojos nuevos para lo más lejano. Una conciencia nueva para las verdades que hasta ahora han permanecido mudas. Uno debe respetarse a sí mismo y debe gozar de la libertad incondicional frente a sí mismo.

Esos son sus lectores, sus lectores apropiados, sus lectores predestinados. A usted no le importa el resto...

¡Exacto! ¿Ha leído mis manuscritos titulados "Maldición sobre el cristianismo"? No sé quién los tiene ahora.

No se preocupe, están en manos de un buen amigo suyo desde el año pasado y su hermana Elisabeth será la encargada de publicarlos.

Elisabeth... Ella no ha venido a visitarme hace tiempo. ¿La conoce usted?

Sólo de nombre. Pasemos a otro tema. (Quise evitar la charla innecesaria sobre el futuro de su obra "El Anticristo", ya que a él no le gustaría saber que su hermana publicaría en 1895 una versión adulterada). En mi tiempo se le conoce a usted –más que por otra cosa– por la frase "Dios ha muerto y yo lo he matado". Yo entiendo que esa frase tiene otro significado más profundo, ¿puede detallarme algo sobre ella? ¿Es lícito que la gente lo llame "ateo"?

Esa frase no es mía. No la digo yo.

La dice "el loco" en su libro "La Gaya Ciencia"...


Yo no soy todos los personajes que creé. Ahora dicen que estoy loco y en el futuro dirán que soy ateo. Ridículos y superficiales seguirán siendo los seres humanos. El superhombre tal vez no llegue hasta dentro de más tiempo que el que creía. Yo no sé ni puedo saber si Dios existe, pero si se le puede matar es porque existe por lo menos como concepto. La sociedad se ha guiado siempre por una idea de Dios. Y yo he analizado las concepciones de Dios que me parecen menos sólidas que otras, y la juedocristiana me parece la más repulsiva.

¿Qué opina usted de la iglesia católica?

Esa mueca en su rostro revela que usted opina lo mismo que yo. ¡Seré su cómplice en esta entrevista! Todos los conceptos de la iglesia son reconocidos como lo que son, como la superchería más maligna que existe, cuyo objeto es desvalorizar la naturaleza, los valores naturales. El propio sacerdote es reconocido como lo que es, como la especie más peligrosa de parásito, como la auténtica araña venenosa de la vida.

nietzche5.jpg (18250 bytes)


Pero yo conozco sacerdotes que son buenas personas...

Yo conozco asesinos y delincuentes que son "buenas personas". Nuestra conciencia sabe para qué han servido esas lúgubres invenciones de los sacerdotes y de la iglesia con las cuales se ha alcanzado el estado de autodeshonra de la humanidad, que puede producir repulsión: los conceptos "más allá", "juicio final", "inmortalidad del alma", son instrumento de tortura, son sistemas de crueldades mediante los cuales el sacerdote se convirtió en amo, siguió siendo amo. Todo el mundo sabe eso. De huecos está constituido el espíritu de tales redentores. En cada hueco colocaron su quimera, su tapahuecos, al que llamaban Dios.

Hace unos momentos usted tocó un tema que me parece que es esencial en sus libros: la esencia de la naturaleza...

Viajero, ése es EL tema de mis libros. Mi meta es la transmutación de los valores. El aniquilador concepto cristiano de Dios y lo que se desprende de éste ha regado por el mundo falsos valores estéticos, éticos y humanísiticos. ¡Basta de suplicar a Dios! ¡Timoratos! Viven pidiendo que alguien lo salve. Claro, porque exigirse a sí mismos les duele. Aspiren a salvarse en vida, no luego de muertos. Dios tiene que morir para dar paso al sentido de la vida, de la Tierra, para que exista la voluntad.

Para dar paso al Superhombre...

El Superhombre es una raza nueva. Una raza superior que no masacrará al hombre en ningún nivel, sino que le dará las herramientas para crecer más allá de sus temores.

nietzche4.jpg (18793 bytes)


Bueno, el Superhombre es un hombre espiritualizado ¿verdad?

Es el que hace la transmutación de todos los valores y desde cuya exhuberancia de vida pone el valor de las cosas. Es el hombre que se sitúa en la perspectiva trágica de la vida, en la que asume su dolor y no aspira a la felicidad como fin.

Pero para transmutar los valores hay que devaluar todos los valores que hasta hoy se habían creído superiores...

Claro. En vez de creer en el más allá, hay que vivir creyendo en la esencia de la Tierra. En vez de esperar favores y asumir castigos de Dios, hay que hacerse responsable de los propios actos y dejar manifestarse a nuestro propio Superhombre. En vez de endiosar la ciencia, hay que potenciar al arte. En vez de vivir como débiles con los valores del cristianismo moderno, hay que rescatar los valores de la fuerza, de la vida, del señorío.

(La enfermera se acerca y me hace una seña). Parece que mi tiempo de visita se terminó. Hay millones de otros temas que hablar con usted, pero no cuento con el espacio ni el tiempo. Resuma en una frase por favor el mensaje que quiere darle a la humanidad.

No me conocía tan bien como creía, Escardó.

Soy periodista. Debo fingir la ignorancia propia de mis lectores que no lo conocen...

Un periodista no podrá ser nunca un Superhombre.

nietzche3.jpg (15579 bytes)


Lo sé. Y no me considero uno.


Le seguiré el juego. La frase que resume mi mensaje es la siguiente: "He escrito los mejores libros de la historia y quien quiera saber mi mensaje, lea mis libros una y otra vez, pero sin guiarse de los comentaristas".

(Me reí y Nietzsche me miró a los ojos). Hasta pronto señor Nietzsche. Lo veré más tarde en mi mesa.

Gracias. Disculpe que no pueda ponerme de pie para despedirlo, estoy, como usted sabrá, parcialmente paralizado por la enfermedad.


(Con lágrimas en los ojos). Ha sido un honor para mí.


La enfermera habrá creído que mis lágrimas se debían a la pena de no poder ver nuevamente a Nietzsche. Ni él ni ella tenían por qué saber que, mientras regresaba por el pasillo, yo era el único que sabía que empeoraría, que su soledad lo paralizaría completamente en poco tiempo y que pasaría sus últimos diez años paralizado. Ellos no tenían por qué saber que mi llanto era porque acababa de retratar tal vez los últimos pensamientos de uno de los hombres más geniales y menos comprendidos de la historia: El profeta del Superhombre.


OPINIONES DE FAMOSOS QUE LO HAN LEÍDO

nietzche5.jpg (18250 bytes)


Dr. Artidoro Cáceres
(Sexólogo
y comunicador social)


Es uno de los más grandes pensadores que ha tenido la humanidad y uno de los más grandes filósofos que inclusive ha planteado muchas actitudes iconoclastas y ha sido, además, incomprendido. ‘Así habló Zarathustra’ y tantos otros libros son y deben ser lecturas cotidianas no solamente de los filósofos sino de la gente joven. Lamentablemente, se está leyendo porquerías en lugar de detener su atención en libros no sólo de Nietzsche sino Schopenhauer o Kant para hablar de los filósofos alemanes. Debemos leer filósofos que, como él, fueron iconoclastas y se decidieron a romper esquemas con términos que muchas veces los hicieron perseguir, como en ‘El Anticristo’, por ejemplo.

Eduardo Rada
(Poeta y periodista)


Primero que nada, Nietzsche sigue siendo un escritor de actualidad en momentos de celebrar 100 años de su muerte. Su obra está siendo nuevamente revisada en países de Europa como Italia o Francia y en la misma Alemania. Nietzsche ha escrito textos muy controversiales que siguen acarreando estudios filosóficos sin olvidar su lenguaje poético. En sus páginas están no sólo los temas griegos sino razones de la música clásica y una variedad de ensayos. Quizás porque no llegan muchas traducciones no le damos mucha importancia a la obra de este filósofo de la posmodernidad. Pero justamente en el taller hemos programado un estudio sobre ‘Así habló Zarathustra’.

nietzche6.jpg (18441 bytes)


Jorge Eslava Calvo
(Escritor y editor)


Significa una de las revoluciones contemporáneas. Va a constituir una de las piedras fundacionales para golpear los mitos religiosos y dotar al hombre de una humanidad propia. Sus aforismos y piezas literarias son también de un gran valor estético y ha dejado algúnos epígonos, como los de Emil Cioran.

Eduardo Tokeshi Nonizatto
(Artista
Plástico)

Lo que más recuerdo de Nietzsche es un grafitti que vi hace muchos años donde decía: "Dios ha muerto" firmado: "Nietzsche" y más abajo decía: "Nietzsche ha muerto" firmado: "Dios". Era una manera de jugar con el plantemiento del filósofo alemán, quien nos otorgó el lado oscuro de la vida, aquél donde se halla la afirmación de muchas cosas. También está la notable y enorme influencia en las muchas actitudes de todo el siglo XX. Una prueba de ello es el texto ‘Más allá del bien y del mal’.

Notas de Actualidad en GENTE.
GENTE denuncia por difamación a Gorriti, Guerra y Canal N.
Milagros Huamán: ¡Basta de quejarse, vamos a las soluciones!
Chica de portada: Malú Costa.
Friedrich Nietzsche: A 100 años de su muerte. Entrevista con el prefeta del Superhombre.
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: