Tú estás aquí (You are here): Portada(Colaboradores) > Calidad de vida
 


POR:
VÍCTOR VICH RODRÍGUEZ


¡DECIDE SENTIRTE BIEN: LLAVE VITAL!


Este es uno de los aspectos más importantes que tenemos que decidir en nuestra vida, y su logro corresponde a los bastidores de nuestro mundo interior, para lograr así también una gran satisfacción exterior.

"Los buenos sentimientos dan origen al éxito". Si nuestras características o condiciones internas están dadas en lo positivo, la felicidad –léase sentirnos bien– estará y se hará vivida en nosotros. En cambio, si somos escépticos y los problemas cotidianos pueden más que nosotros, nos abruman y obnubilan nuestra mente, estaremos cerrándole las puertas a esta posibilidad trascendente.

En lo personal, me fascina el contenido de la palabra decisión. ¡Cómo cambian las cosas cuando uno decide que cambien! Espero ser claro si te digo que el buen sentimiento de sentirse precisamente bien está basado en una decisión, ¿está claro? Además, aquí hay algo fundamental y es que en verdad y, en principio, los buenos sentimientos son nuestro real patrimonio inicial como personas, digamos que corresponden en la gran mayoría de casos a nuestro estado natural.

Es un hecho que uno puede direccionar sus sentimientos, pero esta disciplina de canalización obedecerá a la decisión en cuestión. En otras palabras, tú puedes desviar de lo negativo hacia lo positivo el centro de atención de tus sentimientos. Puedes pues, si así lo decides, ponerle paciencia, consideración, perdón, comprensión y paz –por decirte algo– a ese determinado sentimiento de cólera y rechazo humano inicial que sientes frente a ese acontecimiento o persona.

Comprendo que el asunto no es muy sencillo que digamos y, evidentemente, hay que trabajarlo como todo, ya que nuestra condición humana es muy compleja y su gran tendencia es responder al estímulo. Sin embargo, es perfectamente posible el cultivo y asentamiento de nuestros buenos sentimientos hasta en las situaciones más adversas. Sentimientos de paciencia y esperanza frente a difíciles situaciones, evidentemente se han dado y se dan en el mundo. Dejar entrar en ti buenos sentimientos a voluntad es una conveniente y sana práctica, pero ojo que cuando no hay esta decisión voluntariosa, lo contrario también se da.

Considero que la vida la podemos supeditar a una profesión, por ejemplo, o a un oficio, es decir a una suerte de arquitectura que diseña y a una práctica que ejecuta. Tú puedes diseñar y construir una vida interesante para ti mismo y otra desastrosa, y esto está apoyado en el cómo te sientes y en el qué tanto decides.

Recuerda que los buenos sentimientos generan buenas actitudes, luego buenos pensamientos y estos, a su vez buenas acciones. Tienes, pues, aquí una secuencia a seguir y cuyos resultados serán ineluctablemente paralelos en lo positivo o negativo. Pero insisto ¡el que decide eres tú!

Decidir tener buenos sentimientos es darle paso a un proceso sabio. El encanto de tu vida lo imprimes tú. ¡Quizás llegó el tiempo para ti de iniciar tu relanzamiento! Niégate a pasar un solo día más en negativo y convéncete de que esto que te propones es una escuela mental que funciona. ¡La vida es un eco permanente!

Un abrazo.

El Quinto Pie del Gato
La Memoria del Aire
Calidad de Vida
La Esquina del Marketing
Cineman
GENTE de Hollywood
Horóscopo
Cybernauta
Revista GENTE. Derechos Reservados www.genteperu.com
Diseño y soporte: